campos-inmuebles-desmantelamientos-tiendas-oficinas

El desmantelamiento o desmontaje de oficinas y tiendas es una práctica habitual en el sector inmobiliario comercial. No obstante, los planes de reestructuración de las empresas se están acelerando por la pandemia y con el auge del teletrabajo y el comercio electrónico.

Esta situación implica la necesidad de reorganizar (y en muchos casos reducir) los bienes inmobiliarios comerciales y adaptarlos a las necesidades de cada negocio. Es en este punto donde se hace necesario el desmantelamiento del inmueble, un trabajo que a priori es sencillo pero requiere ser ejecutado por profesionales cualificados, para conseguir dejar el espacio en el mismo estado en el que se alquiló.

 

PERO ¿EN QUÉ TIPO DE INMUEBLES SE REALIZAN HABITUALMENTE LOS DESMANTELAMIENTOS?

Es muy habitual que la vuelta al estado inicial del inmueble se realice en lugares como:

  • Oficinas: un ejemplo son las redes de oficinas bancarias, en las que constantemente existen reestructuraciones o reubicaciones. En general, la oficina virtual y el teletrabajo implican reducciones en las oficinas físicas.
  • Espacios comerciales: este sector engloba tiendas y locales comerciales, restaurantes, centros comerciales, y, en definitiva, inmuebles que se utilizan con fines comerciales y de servicios. Al igual que ocurre en las oficinas, el sector retail está viviendo una situación similar, en la que el auge del comercio electrónico está obligando a reestructurar y reinventar la tienda física.
  • Instalaciones industriales: los trabajos de desmantelamiento industrial también requieren de personal cualificado, ya que en estos casos, además de tratarse de superficies mayores,  se generan muchos residuos. En este tipo de instalaciones, además de fábricas o naves industriales, encontramos emplazamientos como centros de datos o salas de servidores.

QUÉ DEBEMOS SABER ACERCA DEL DESMANTELAMIENTO DE TIENDAS Y OFICINAS

Desmontaje de la estructura e instalaciones

Habitualmente se alquilan espacios comerciales diáfanos, que sólo disponen de falsos techos y suelos técnicos. A partir de ahí, las firmas que alquilan el espacio lo adaptan según sus necesidades e imagen corporativa: mamparas, tabiques, instalación eléctrica, clima, iluminación, rotulación, etc. Cuando se desmantelan, todo ha de desaparecer para devolver al propietario el inmueble a su estado inicial.

Mobiliario

En un desmontaje, el mobiliario habitualmente se reutiliza en otros emplazamientos. Por ello, debe ser un trabajo cuidadoso de desmontaje y desconexión para que no ocasione daños en el mismo.  

Gestión de residuos

Muchos de los equipos y materiales que forman parte de la instalación son reutilizables, y se deben clasificar, embalar y transportar a nuevas ubicaciones. En caso de no reutilizarse, ha de llevarse a cabo una correcta gestión de residuos colaborando siempre con gestores debidamente autorizados.

Limpieza final

El inmueble se debe entregar limpio después del desmontaje de todos los elementos.

 

CONCLUSIÓN

La experiencia de Campos Inmuebles en el desmantelamiento y desmontaje  comercial e industrial a lo largo de estos años, hace destacar la importancia de este tipo de trabajos. Dicha actividad requiere de un alto nivel de calidad por diferentes motivos.

El primero de ellos es la necesidad de realizar correctamente la vuelta al estado original del inmueble, dejándolo en las mismas condiciones en las que se encontró. Habitualmente, se firma un contrato con el propietario que refleja esa cláusula. Y es necesario cumplirla para evitar penalizaciones.

El segundo es medioambiental, ya que es muy importante reducir la generación de residuos mediante la reutilización de los equipos y fomentar la Economía Circular. En caso de que no haya material reutilizable, se hace necesario realizar correctamente la gestión de esos residuos.

En definitiva, un correcto desmantelamiento también implica ahorro económico, ya que la calidad del desmontaje garantiza el no tener problemas con los propietarios. Además supone un mayor aprovechamiento por parte de la enseña del material y equipamiento, el cual puede ser empleado en otros emplazamientos.